Aceite de oliva virgen extra: ¿Cómo identificarlo?

Actualizado: 1 de dic de 2020





Para identificar un aceite de oliva virgen extra antes hay que definir qué es este

producto. Un aceite de oliva puede catalogarse como virgen solamente cuando

procede del zumo de la aceituna en la primera extracción en frío, y mediante procesos

mecánicos o físicos. El calificativo de extra se le otorga cuando viene de aceitunas

con ciertas características organolépticas, que no han sido dañadas en la recolección y

que no presentan defectos de estabilidad. Por esto, el aceite de oliva virgen extra o

AOVE es el más saludable para el consumo, porque proviene de los mejores frutos y es

completamente natural: zumo de aceituna sin ningún proceso añadido.

Cómo identificar el aceite de oliva virgen extra

Para identificar un aceite de oliva virgen extra debemos conocer con detalle sus

características principales y fijarnos en algunos aspectos.

Acidez

Uno de los aspectos en los que hay que fijarse es en la acidez. Es lo que nos indica la

cantidad de ácidos grasos que contiene el producto, y cuando un aceite de oliva es de

calidad, esto no debe alterar su aroma y su sabor. Para un buen AOVE, la acidez no

debería ser superior al 0,8%.

Etiquetado

En el etiquetado debe quedar reflejado que, efectivamente, se trata de un aceite de oliva

virgen extra, pero hay que tener en cuenta que el porcentaje de acidez puede generar

confusión. El proceso de refinado puede disminuir la acidez a un nivel inferior al del

aceite natural, pero su calidad habrá disminuido al haber sido tratado. También hay que

revisar la temperatura a la que se ha prensado la oliva, teniendo en cuenta que el que

se lleva a cabo para la elaboración de este tipo de aceite se hace a temperaturas por